lunes, 17 de agosto de 2009


Ayer me encontré con Jesús el Roco
y le pedí prestado su Be Me Uve
me contestó que ni loco
¡menuda ocurrencia tuve!.

Hablamos de las obras de la Plaza
e hicimos nuestras apuestas
para mi el asunto no tiene traza
de que esté terminá para las fiestas.

Esto pasa por exceso de confianza
cuando se mezclan los intereses
y no se exigió una fianza
por si hay retrasos de meses.

A todo esto caía la noche
y empecé a despedirme de Jesús
que al no dejarme su coche
me obligó a volver en autobús.

2 comentarios:

Pepe Bermúdez dijo...

rabia rabiña que tengo una piña...

pues yo sí que me he montado en el BMW de Jesús... jejeje, eso sí sólo me dejó darme una vuelta en el poligono de Tíjola. El tema fué que nos invitó a comer por lo del coche ¡dos años después!... Ahora, como me he comprado un coche, tendré que invitarlo yo, y dejarle una vuelta... y es que "donde las dan, las toman"
un abrazo.

seronero dijo...

Pues no se muy bien cómo le pillaria el cuerpo para dejártelo, a mi, que si quieres arroz Catalina.............

Seguidores