martes, 29 de septiembre de 2009

LA APARICIÓN DE FRANCISCO FRANCO EN SERÓN


Hace unos días me encontré a Franco
en la puerta de Enriqueta Cascarillas,
iba montado en su caballo blanco
con unas riendas de cuero amarillas.

Al verme me amenazó con un vergajo
y con voz autoritaria me dijo seronero
¿acaso sabes quien lanzó el escupitajo
que inundó el foso de mi pudridero?

Y yo que de su muerte tenia creencia
en aquel instante me quedé paralizado
hacia tiempo pensaba que su excelencia
muy cerca del Escorial yacía enterrado

Si seronero, dime quién sobre mi fosa
con unos zapatos de talla cuarenta y uno
grabó su huella en el mármol de mi losa,
tal vez por vida lo deje sin desayuno..

Muy asustado le dije, Señor Caudillo
en unos días le llamaré a su nicho del Valle,
estoy seguro que en la Plaza o en el Cantillo
algún vecino me informará con detalle.

Y preguntando, ninguna respuesta tuve
la verdad que la situación me desesperaba
pero mira por donde me enteré en seronteuve
entonces le llamé pero nadie contestaba.

Seguidores