domingo, 6 de diciembre de 2009

tic tac tic tac..., chissssssssssss....


tic tac tic tac ...

Cada vez que en el Castillo suena la hora
con el golpe seco de su inclemente badajo
en un ricón de España una persona llora
porque se ha quedado en el paro, sin trabajo.

Cuando las campanas del templo sagrado
repican por la tarde llamando a misa
un grupo de autónomos va buscando su camisa
perdida en la ruina que Zapatero ha liado.

Cuando en una mañana de frío invierno
un pajarillo se posa tan alegre en un alambre
un trabajador se encuentra en el infierno
y otro en el purgatorio rabiando de hambre.

Si amigos, no es para tomarlo a broma
porque esta situación es tan terrible
que cuando alguien nombra lo sostenible
un puesto de trabajo se desploma.

¡Chhisssssssssss................!

Seguidores