lunes, 8 de noviembre de 2010



Tanto trabaja el barbudo
tanta entrega en su labor
que no se queda desnudo
ni para hacer el amor.

Este Rasputín de España
en vela noche tras noche
su vida en plena campaña
reuniones, despacho y coche.

Un sondeo de Demoscopia
apunta el paro inclemente
a que Rubalcaba acopia
el curro de mucha gente.

Y mientras se despelleja
(según la prensa de hoy)
mantiene atenta su oreja
detrás de los de Rajoy.

Seguidores