lunes, 22 de marzo de 2010

PREGÓN DE LA SEMANA SANTA 2010 POR DON PACO CÁNOVAS DOMENE



Que escuche todo Serón
los versos de este cantar,
indignos del Redentor
mas dichos con humildad.

Ilustres Autoridades eclesiásticas y civiles, Presidentes y Hermanos mayores de las Hermandades, Hermanos cofrades y Paisanos todos:


DOMINGO DE RAMOS


“Baja y dile al Maceo
Que esquile la borriquilla;
Jesús la quiere en la Arquilla,
Que se ha armado un buen jaleo”

Cien mineros lo siguen
Con su carburo;
Desde el Ángulo vienen
De / uno en uno.
”¡Que Dios os guarde!
-Les gritan sus mujeres-,
Y nos ampare!”

Mientras bajan de la mina
Entonando sus cantares,
lanzan las voces al viento
Y rezan por soleares:

-“Jesús no es ya carpintero,
Que está en la Dulce María
Y trabaja de minero”.

-“Por la nieve y sin pelliza
Que dio a uno en la Jota,
baja a Serón en camisa.”

En tropel, grandes y chicos
Este domingo de ramos
Reciben a Jesucristo
Llevando palma en la mano


Lanza al paso tus jarapas,
Serón de Jerusalén;
Tus Garronas tejen bien,
Y bien hecha está la albarda;
Cristo ya pasa el cuartel.

¡Salid, guardias, a la puerta,
Que pasa el Rey de Serón!
¡Salid, Frailes de la Huerta,
Salid, que pasa el Señor!

Repican con los palillos
Las de la calle Bacares;
los encajes de bolillo,
que sus manos sabias hacen,

Los lucen guapas mujeres
Vestidas de bellos trajes
Al seguir a Jesucristo
Que recorre nuestras calles.

Mineros de negras manos
Desde la Ermita, el domingo,
Llevan las palmas y ramos
Que bendijo don Francisco.

Las olivas de esos ramos
luego a la Venta irán
y en la almazara darán
buen aceite pa’ to’ el año.

En la puerta de la Ermita,
Niños hebreos de fiesta
Juegan con mucha alegría:
No les riñen las Lateras
Ni les riñe la Rubira.

Amargas lágrimas caen:
Ve Jesús que faltan niños
Victimas de alma inocente,
Muertos ya sin ser nacidos.

Traidoras palmas y olivos
La cuesta Baillo bajan;
Las llevan hombres y niños.

Al pasar por las Escuelas
Ve Jesús a doña Pepa;
La saluda con cariño,
Que ella ha sido su maestra.

Cruzando la Plaza
Le da un caramelo
Mercedes Cazorla:
Jesús manda un beso.

Rezos y coplas piadosas
se mezclan en el Cantillo
con “¡raya, jurel, pijota!”:
el pescado ya ha venido.



En la puerta de la Iglesia
pájaros de mil colores
dábanle la bienvenida
desde todos los rincones.

En sus jaulas, los canarios;
en la torre, los pichones:
el faisán del Revellín;
en cenachos , gorriones;

en rosales, chamarises;
en la acequia, alcudones;
negras merlas en los chopos;
y en el río, verderones;

periquitos parlanchines,
colorines, ruiseñores;:
todos muestran su alegría
al Señor de los Señores.
JUEVES SANTO
EUCARISTÍA

Jueves Santo en Serón,
Jueves de vino y espigas,
Jueves de llanto y dolor,
Jueves de panes y espinas.

Jesús ha sembrado trigo
En lo alto Las Lomillas
pintado con amapolas
y golpes de manzanilla.

Siega su mies en verano,
que harina Jesús necesita;
varias fanegas al año
para cuando diga Misa.

Y de Jórvila a la Jauca
Va Jesús con su cuadrilla;
Pone a la burra jamugas
Que aguanten bien las gavillas.

María prepara migas,
Migas para un segador;
Con chumbos y el remojón,
Tocino y negra morcilla.

El trillo va sin descanso
En la era El Olivar;
Que pronto es el Jueves Santo
Y Cristo va a consagrar.

María lleva la olla
A Jesús que va a ablentar,
Saluda a José el Cebolla
Que para de trabajar
Y abre su humilde cimbrera,
Que ya es hora de almorzar.

En la era La Alconaiza
rueda el trillo sin parar,
Que el molino luego muela
Y haya en abundancia pan.

Pan para el alma y el cuerpo,
Pan en la era La Arquilla.
Pan que nos da el cementerio
Cuando en sus eras se trilla,


En los Zoilos sacan vino,
Que han plantado muchas viñas;
Con el pan y con el vino
Cristo dice ya la Misa.

Pange lingua gloriosi
Corporis mysterium
Sanguinisque pretiosi

Pan que con la cruz signamos
al momento de partirlo.
Parte el pan con el hermano
Pues que Cristo así lo quiso;
No rechaces dar tu mano
Al de arriba y al mendigo,
al de fuera y al cercano
y al derecho y al torcido
y al que no es de tu partido.

Con toalla y sencilla zafa
Jesús en el presbiterio
A doce los pies lava
Y besa después en silencio
¡qué buen ejemplo nos daba!

Todo el mundo ha confesado,
Llega el silencio al pueblo;
Nuestra radio se ha callado
Pues Serón está de duelo.

Han callado las campanas
Que acompañan nuestros juegos;
sólo se oyen las carracas
y el rezar de los abuelos.

Con unos paños morados
Cristo, Señor del Consuelo,
Tienes los ojos tapados,
lirios caídos del cielo.



ORACIÓN EN EL HUERTO

Jesús ha salido a orar
Con cuatro o cinco mineros
Al Pago del Olivar;
Los pobres tenían sueño.

Postrado junto a un ribazo
Reza el Maestro en el Huerto
Y apura el cáliz de un trago,
que nadie le da consuelo.

Al cruzar por la Ramblilla
Doña Pepa y Don Miguel
Danle agua del cañillo
Que, triste, agradece Aquel.

“Por calles y plazas pasas
portando el cáliz amargo;
Todo Serón te acompaña,
Padre Jesús de morado.

Largas filas a tus lados,
Padre Jesús,
Van vestidas de morado
Igual que tú,
Y llevan cordón dorado,
Padre Jesús, como tú.

Padre Jesús de la Cena,
Muestras tu cáliz de amor
Con esas manos de cera
a nuestro pueblo Serón.

Llevas hiriente corona,
Burla de torpe sayón,
Broche en tu noble mechón,
Tu mano a todos perdona.”

¡Ay! ¡No cojas moras, niña,
En la cuesta “El Nogueral”,
Que esas zarzas son malditas,
Que las vienen de segar
Para corona de espinas!


VIERNES SANTO

Viernes de duelo y Calvario,
de manolas y Silencio,
de Sepulcro y Soledad,
de Cruz y cante saetero.


Via Crucis (1ª Estación)
Dicen que sin juicio,
dicen que juzgado;
ve María al hijo
con la cruz cargado.

Madre de inmenso dolor,
Mira en los ojos la pena
De tan horrible condena
Por salvar al pecador

Pilatos también condena
A dos ladrones
De nísperos y cerezas
Y de melones.

(2ª Est)
Con pino del Canadá,
Bajado del Cortijuelo
Mezclado con mineral,
han fabricado el madero
Que carga en la madrugá;
de rojo van los mineros
Que al monte con Cristo van.

(3ª est)
En la misma puerta
Lo hunde el madero;
Y levanta el Vela
Al Buen Cordero.


(5ª est.)
-“¿quién será tu Cirineo?”
dice el Pérez a Jesús:
-“Tu serás, mi nazareno,
Nadie más digno que tú”.

Por la calle, apedreado,
Corre el Pérez, y escupido,
Corre el Pérez, como Cristo,
Corre el Pérez, y azotado.
Sigue agarrado a tus andas,
rostro de Cristo doliente,
rostro del Pérez que siente
cómo le duelen tus llagas.

¡Cuesta de la Umbría!
¡Con cuánto pesar
Miras a María
que ya va a pasar!
(7ª est.)
“¡Bravo!, hermano costalero,
cuando al Cristo arriba subes;
que tres veces vino al suelo,
pues lo hundieron nuestras cruces:
súbelo sin miedo al cielo”

Como a triste mensajero
La Virgen dice a san Juan:
“pues que tu eres seronero,
Anda y busca con afán
A Jesús con el madero”.

San Juan se apoya en la palma,
Que roto se le ha el gayao
Con que a Bacares subía
En promesa cada año.

Siete niñas, las virtudes,
Van a Cristo acompañando;
cuenta María Sorroche
que ella iba tiritando.
(8ª est.)
Se asoma al hormazo
María la Tonta;
“No tengas penas” le dice Jesús,
“tu irás a la gloria.”

Sube la Cuesta Baíllo
Llevando el duro madero;
San Juan que guía a María
Muy pronto llega a su encuentro.

Con túnicas blancas
Como la escarcha;
Y verdes cordones
Cual la Alconaiza,
Robustos cofrades
bajo las andas
Con pases acordes
Siguen la marcha.
Baja del Castillo
Triste la Milana;
Con su humilde y floral delantalillo
Le seca la cara
(9ª est.)
Junto a la esquina Corrales
Agacha María su cuerpo;
Mal empedrada la calle,
Jesús ha caído al suelo:
Tendrá la culpa el Alcalde.

Va por el Barrio Bacares
Muy cerca ya del cuartel;
Ya vacilan sus andares,
Nadie se apiada ya de Él.

Sigues, Virgen, con dolor
A tu Hijo hasta el Calvario,
Sin mirar al Bolonor
Que también está llorando.

Ves al Cristo de la Mina
De Cortijuelo,
Y ves de rojo en la Arquilla
Sus cien mineros.
(10ª est.)

Gitanillo del Castillo,
Siega tu las cambroneras,
que descalzos van tus hijos
y desnudas sus caderas
cual desnudo estuvo Cristo.
(11ª est.)

Cuando ven a Jesucristo
lloran las Eras de pena,
Que les faltan muchos cristos,
Que ya el trigo no ablentan,
Que poco a poco se han ido:
lloran las Eras de pena..

Cuando al Calvario yo llego
Y el Pago y la Huerta veo
Gozo de ser seronense:
¡No me bajéis del madero!

Cuando al Calvario tu llegas,
Roto y maltrecho, Jesús,
Cien fariseos con odio
Clavan tus manos en cruz.
Arturo, tu no sabías
Que esos clavos que a los niños
En las trompas nos ponías,
Hienden las manos de Cristo.
Arturo ¡triste herrería!

“Algo pasa a los humanos
Que ahora piden escalera
Y se olvidan del Machado
Y me arrancan de la escuela,
Y me dejan estos clavos,
Y coronan mi cabeza…
¡y otra vez crucificado!”

¿Por qué no quieren verte,
Jesús crucificado?
¿Qué dices con tu muerte
De Dios enamorado?

(12ª est.)

-“¡Chopos de la acequia arriba!,”
Grítales el Bolonor,
“¿qué está pasando en la Arquilla,
Que oigo gritos de dolor?”
-“Dicen que han visto a María
Llorar, que ha muerto el Señor.”

Piedad, Señor, de tu pueblo;
Piedad, Señor, y perdón;
Santo Cristo del Consuelo,
Cristo muerto por Serón.



SERMÓN DE LAS 7 PALABRAS

En la tarde del Viernes,
Dice con voz cansada
Don Francisco el Sermón
De las Siete Palabras.

Primera
Perdónalos, Padre:
Los hermanos de uno y otro bando
No saben lo que hacen.

Segunda
TE digo, en verdad,
Que estarás conmigo,
Pobre y cansado minero de Menas,
En el Paraíso.

Tercera
Mujer, te dejo a san Juan
que te quiere como un hijo:
san Juan, te dejo a mi madre:
Serón os dará cobijo.

Cuarta
Jesús está derrotado;
desde la Arquilla va y grita: ¡Dios mio!
¿por qué me has abandonado?

Quinta
Tengo sed de justicia,
de caridad,
de amor entre los hombres;
y hambre de paz.

Sexta
Todo está cumplido:
Cierra la mina,
todo está cumplido;
cierran las casas,
todo está cumplido;
cierra el amigo,
cierra el vecino,
cierra el camino,
todo está cumplido.

Séptima
Padre, en tus manos
mi Espíritu deposito;
Padre, en tus manos
pone Serón su destino.

SANTO ENTIERRO
Recorres nuestras calles silenciosas
Y muestras en tu pecho los puñales
Clavados por los odios infernales
Que llevan a tu Hijo hasta la fosa.

Marchan los guardias con aires marciales
Sintiendo la gente noble emoción:
Sigue detrás llevando su bastón
Nuestro alcalde y con él sus concejales.

Va la Banda con sones dolorosos,
Siguiendo el paso del maestro Plaza:
el cede generoso
su batuta cansada
a don Antonio Martínez Ferrándiz
que marque nuevos aires a la Banda.

Con el Aniversario Macareno
abre el paso de la Semana Santa,
marca su percusión el drama humano
que alivia una plegaria.

Sinfonía patética En tu Cruz
que, lenta, entre balcones mudos pasa.

Muerte y resurrección,
elegía bachquiana
del saxo y el oboe;
y pronto los demás los acompañan.

Ya Nuestra Señora de los Dolores
canta al Hijo una nana,
mas pronto el duro metal
a llanto y duelo llama.

A su pueblo que va por el desierto
Jerusalén cual madre lo esperaba.

Nazareno y Gitano,
es maletilla soñando una plaza,
andaluz en su copla,
bandolero que al pobre ayuda y guarda.

Ya sale la Esperanza Macarena:
clarines y trombones amenazan
el dulce y triste canto
que en su seno desgrana.
Cercana ya la banda /al Calvario
Entona su Saeta y rompe el alma.

Todo el pueblo siente frio
Cuando el frio Entierro pasa;
Sólo suena algún quejío
Que se muere en la garganta.

En tu entierro, buen Jesús,
Nuestros padres te acompañan
Y te llevan tu ataúd:
Hoy también ellos descansan
Cobijados con tu cruz.

SILENCIO

En el Silencio susurran
de las andas las horquillas,
los rezos de las manolas
y el rozar de sus mantillas.

Buscas calor en la noche
Y la noche está muy fría;
Buscas consuelo en las calles
Y enmudece hasta la Umbría;
Calle Quesada y del Aire
Casi todo son ya ruinas;
La Placeta del Pilar
Ya se quedó sin vecinas;
La Real y de los Muertos
Siguen su lenta agonía;
Pósito Viejo y los Sastres
Bien te dieran compañía
Mas desiertas ves sus casas,
Solas como Tú, María.

Tintilar de blancas velas,
Velos del viento agitados,
Lágrimas que tiemblan al frio
Llevas, Silencio, a tus lados.

Lloras, Madre Dolorosa,
viendo al hijo sepultado,
cubierto con fría losa,
víctima del odio humano;

Señora de los Dolores,
Cubres de luto tus penas,
de luto son tus crespones,
de luto tus nazarenas.


Con peineta y negro velo
Y rosario de la abuela
Te acompañan en tu duelo
Manolas, a cual más bella.

Graves son sus expresiones
Pues que a Cristo muerto rezan,
Recordando a sus mayores
Que también devotos eran.

¡Qué pobres las alpargatas
Que llevan los pies del pobre!;
¡Qué gran fe es la que descalza
Los pies que el pueblo recorren!

¿A quién en este silencio
No le nace una saeta,
Que el gitano por su Virgen
Cantaba como poeta?

“Tus lágrimas, Mare mía,
Son como dos finas perlas,
Son el rocío del día;
¿Quién no suspira al verlas
Y llora contigo, María”?

DOMINGO DE RESURRECCIÓN
Con la aurora del domingo,
El alba encuentra al ciprés
llorando blanco rocío,
mirando triste el sepulcro
que se ha quedado vacío.

San Juan va ligero,
que ya es primavera;
le guía el lucero
al alba primera.

Por darle la buena nueva
corre buscando a María
y ésta anhelante espera
parada junto a la Umbría.

Al arrullo del pilar,
junto a la plaza de Arriba,
donde mi burra bebía
y atacaban las avispas,
María ha visto el sepulcro
vacío como las minas:
de allí salió su minero
dando sentido a la vida.
Dice a María
el Pilile Colorao
“ ‘Aría, ‘Aría,
Jesús ha resucitao.”

Tus ternos de luto y oro
cambias, Madre, en albas sedas;
y tu pueblo todo en corroe,
bate palmas y hace fiesta.

Que la banda rompa el aire,
que los cohetes pronto estallen,
que el Redentor de los hombres
vuelve en triunfo a nuestras calles.

¡Griten ya los seronenses
que Cristo ha resucitado!
¡griten cerros y fuentes,
ventas, acequias, collados;
Calle Alta y Toledillo,
Plaza Nueva y del Mercado,
Barrio Hondo y de Bacares,
huertas, cuestas y los pagos
griten en sus corazones,
Serón ha resucitado!

(Versos no leídos por la emoción:
Que Dios bendiga a Serón,
que Dios bendiga a sus gentes,
gentes de buen corazón
que no olvidan a sus ausentes.)

Seguidores