jueves, 25 de agosto de 2011

PREGÓN DE FIESTAS 2011, POR DON LUIS FIDEL CAMPOY DOMENE


Buenas noches Serón !!! queridos amigos, paisanos, autoridades,
Primero quiero agradecer a Juán Antonio el alcalde que me haya dado la oportunidad de hacer éste pregón con el que se anuncia la apertura de las fiestas de éste año. Para cualquier hijo de Serón es un honor hacer el pregón de las fiestas de la Virgen de los Remedios y de San Roque, nuestros patrones.
Sinceramente, cuando recibí un mail del alcalde me quedé estupefacto porque estaba ante la sorpresa de una invitación que nunca he esperado y el vacio que produce pensar qué decir y, sobre todo, sin haber asistido nunca a ningún pregón anterior. Estaba a medias entre ese entrenador portugués que lleva un año haciéndose la pregunta y … ¿por qué? y el pescador gallego del chiste que le responde a otro … y ¿por dónde? empezar.
Para la primera pregunta de ¿por qué yo, el hijo de Antonio el sastre y Encarna la de Luis Tocina? Creo que ha sido por pertenecer a esa primera generación de niños de Serón que salimos del pueblo con 10 años para estudiar primero de bachillerato y que, prácticamente todos, terminamos con nuestra carrera universitaria. Antes de nuestra generación tener una carrera era cosa de “privilegiados” los hijos de clase humilde no estudiaban, simplemente aprendían a leer, a escribir y las cuatro reglas para defenderse en la vida. Yo me considero un privilegiado por haber tenido la oportunidad de estudiar y agradeceré a mis padres toda la vida el esfuerzo que hicieron para mandarme fuera.
Conmigo también estudiaron algunos de mis amigos de infancia, hasta finalizar la carrera: Quique “el de Anita Parra”, José Luis “el Molinillo”, Antonio Jesús “el de Pepe cucharas”, Amador “el hijo de Miguel el Cuadrado”, Rafael “el garulla”, o mi primo Antonio Fidel. Unos nos fuimos a Vélez Rubio y otros a Huercal Overa. A todos, ese genio que teníamos en Serón de policía municipal Luis “el molinillo” una Navidad nos bautizó como “los estudiantillos”. También me acuerdo de muchos amigos, buenos estudiantes, que no pudieron salir a estudiar y que hubieran conseguido sacar su carrera universitaria con tantos o mejores méritos que los que nos fuimos, como Manuel Berruezo Pérez “el berruecillo” o Francisco Hernández “el bufete”.
Como os he dicho, los estudiantes salimos con 10 años para ir a Velez Rubio o a Huercal Overa, y yo tuve la “suerte” de tener una beca de la Caja de Ahorros en tercero de Bachillerato que me llevó a estudiar a la Universidad Laboral de Cheste en Valencia y a la de Málaga. Esto hizo que mi punto de vista se abriera porque conocí a niños de todas las provincias de España y me permitió vivir un modelo de educación diferente. Si en Vélez Rubio estábamos y hacíamos piña “los de Serón”, en Cheste era el único, lo cual me hizo ser más defensor de mi pueblo y me reforzó las ganas de volver en todas las vacaciones, para estar con mis amigos, el conjunto y la familia.
También creo que además ha influido en la decisión el “conjunto musical” que montamos en los años setenta, primero amateur “Mister Chepis” y luego más profesionalizado “Quadrofenia”… y lo dejamos con 19-20 años. Nuestra gran ilusión siempre fue tocar en el programa de las fiestas de Serón y, como suele ser habitual, nunca lo conseguimos. Nadie es profeta en su tierra y entonces no se tocaba con dos conjuntos.
Pero estas fiestas, 33 años después de nuestra disolución se va a reparar este agravio “histórico”. Algunos de los mayores estaréis pensando que hubo unas fiestas en las que tocamos en la última noche, hasta las 9 de la mañana, pero fue “fuera del programa”, para evitar un problema de orden público cuando a las 3 de la mañana los músicos dijeron que habían terminado. En ese momento, una caravana de personas bajamos todos los instrumentos a la plaza y tocamos. Después con unos churros con chocolate nos fuimos al aljibe a bañarnos. ¡Cómo tiene que hacer alguien que se precie de vivir unas fiestas de Serón!
Como he dicho, el alcalde me dejó con la tarea y para empezar a preparar este pregón, lo primero que hice fue acudir a internet, concretamente a “San Google”, y consulté la palabra Pregón RAE y, milagro, la primera referencia que apareció fue …. Pregonero: “Que publica o divulga algo que es ignorado, o el oficial público que en alta voz da los pregones, publica y hace notorio lo que se quiere hacer saber a todos.” Y me acordé de nuestro pregonero oficial José “el cebolla” que hacía sus pregones y bandos con el tambor. Pero no me lo imaginaba diciendo algo tan obvio como que, por orden del señor alcalde se hace saber que, ¡mañana empiezan las fiestas!
Me fui a la segunda referencia de Google la definición de pregón de la RAE, que me orientó acerca de lo que debía ser este pregón, en el que tengo que hacer un “Discurso elogioso en que se anuncia al público la celebración de una festividad y se le incita a participar en ella”.
Espero no cansar y conseguir el propósito de hacer un discurso elogioso de las fiestas para que todo el mundo participe en ellas.

MI VIDA EN SERÓN
Primero quiero hacer una referencia a Serón en mi vida, si como alguien dijo “ la verdadera patria del hombre es la infancia” mi infancia es Serón. Aunque lo que voy a contar es necesariamente particular creo que es aplicable a cualquiera de los niños de mi generación.

Cuando pienso en mi infancia la divido siempre en tres partes: mi familia, la escuela y la calle.
Mi familia,
qué deciros de ella, a ellos se lo debo todo. Hace 50 años la familia era mucho más extensa de lo que es ahora. Mis familias en Serón están unidas en tres troncos: “los Sastres” Antonio y Frasquito mi tío, que vinieron desde Baza a buscar nuevos horizontes. Acto seguido vinieron mis abuelos Fidel y Elena, tía Ignacia y mi tío Joaquín que montó un taller de hierro, mi tía Isabel. En los años 50 Serón era un pueblo que atraía población de otros pueblos y tenía tres veces más población que ahora y mucho más joven. ¡Este es el gran drama de nuestro pueblo!
Mi segunda rama familiar son los “Tocina”, por parte de madre, a mi me ha marcado mucho ser el nieto mayor de Luis Tocina, estar en su casino y recibir el cariño de mis tías y de mi tío cuando era pequeño. (Diapositiva…….)
Mi tercera rama familiar se la debo a mi madrina, mi tía Encarna, la Hinoja, que de su mano me sentí uno más de “los hinojos” hasta el punto que siempre que me encuentro con alguno de ellos nos besamos como si de tíos y tías carnales se tratara.
Todos ellos me han ayudado a formarme como persona, de todos he aprendido mucho. Me siento afortunado por haber tenido unas familias tan amplias y tan enraizadas y comprometidas con Serón.
La escuela:
para los niños de mi generación la escuela significaba nuestra obligación. Si nuestros padres tenían que trabajar duro, nosotros teníamos que estudiar duro también. Pero una cosa es estudiar por obligación y otra que te guste aprender y eso sólo se consigue cuando tienes buenos maestros que nos supieron despertar la curiosidad y el amor por aprender. De los que más han influido en mi vida, justo es recordar ahora a Doña Pepa y Don Miguel Zubeldia, a D. Antonio Torreblanca, a D. José Plazas, a D. Paco “El Sacristán”, a D. Juan “el de Marina” y a D. Francisco Borja.
A alguno de ellos y, cómo no, a González, los recuerdo aconsejándole a mi padre en la sastrería sobre la importancia que tenía estudiar para el futuro de los hijos y lo fundamental que era en los tiempos que venían estar preparado, saber escribir a máquina, el latín y, sobre todo, que continuáramos con los estudios hasta donde pudiéramos llegar. A todos ellos mi reconocimiento en este momento y, cómo no, a mis padres por todo el sacrificio que han tenido que hacer por mí en la vida.

La calle:
la calle es lo principal para los niños en el pueblo tanto para los que hemos vivido en ellos como para los que vienen en verano. En la calle unas veces jugábamos a cualquier cosa, otras salíamos fuera del pueblo de “aventuras” y nos relacionábamos con todo el mundo. Los niños como esponjas, nos íbamos empapando de todo lo que sucedía a nuestro alrededor. Cada una de las calles de pueblo tenía su gracia, para jugar a futbol la plaza de en medio, la puerta de la iglesia o la plaza de arriba, para el escondite la calle alta, y para jugar a la guerra el barrio hondo o el castillo. Pero entre todas las calles y puntos de Serón….esta plaza nueva es, sin duda, el espacio central por antonomasia.
LA PLAZA NUEVA:
Quiero dedicar un momento a este espacio en el que estamos. La plaza nueva siempre ha sido el centro de la vida del pueblo y, siempre ha tenido para mí muchos recuerdos de familia. En esta plaza mi abuelo ponía un bar en las fiestas y otro con billares y futbolines. Años más tarde el bar de la plaza pasó a manos de nuestro compadre Pepe “El Chavo” y ahora, parece que ha vuelto a la familia. También me sentía orgulloso de la placa en la que se reconocía que Francisco Domene Arnedos, mi “chacho Paco”, había sido el alcalde que construyó la plaza nueva de mi niñez.
Esta plaza era el lugar de encuentro con los amigos, donde quedábamos para jugar a las bolas, a las trompas, al opi o a lo que fuera. Cuando nos cansábamos nos poníamos a comer pipas. He conocido tres plazas diferentes y todas con su encanto, pero esta plaza es sin duda el mejor termómetro de la vitalidad del pueblo, hay que volver a revitalizar la plaza si queremos revitalizar el pueblo.
Cuatro de mis grandes aficiones se han forjado en esta plaza:
1. El cine: recuerdo mi primera película en el cine España: “Los diablos del terror”. Me encantaba entrar a la cabina a ver las películas gratis con Enrique “el salvaje” o que Angel me dejara colarme en el cambio del primer rollo. Pero lo que más me gustaba era ir a ver las carteleras con mis amigos al cantillo, escritas con tiza. Sobre todo las películas que ponía…..”con trailers”.
2. Los viajes: la llegada de los coches a la plaza, los viajantes, el camión de Pepe el de Julio, los camiones de jamones que venían de Irún y, sobre todo, la Alsina. Todos estos fenómenos despertaban en mí la curiosidad por traspasar las fronteras de Serón, por descubrir qué hay más allá. Todos sabéis que los tocina y el transporte llevamos muchos años unidos. Pero una cosa es transportar y otra viajar. Yo tengo que viajar mucho y siempre digo que no viajo que me desplazo. El viaje es lo que esperas y lo que descubres en esos viajes. En esta plaza también planificábamos nuestros viajes…. y soñamos con nuevos horizontes.

3. La música: la música siempre ha sido protagonista en esta plaza, desde las actuaciones de la banda de música, a las de todas las orquestas que han pasado por las fiestas y a las noches que hemos pasado aquí con las guitarras. Pero de la música hablaremos después un poco.
4. La conversación: me gusta la conversación, las conversaciones con amigos, sobre todo con temas de fondo. En esta plaza hemos tenido muchas y en esta plaza he aprendido a hablar y a escuchar lo que otros contaban. En esta plaza hemos forjado muchas ideas y una manera de ser.

LAS FIESTAS DE SERÓN
En la vida de los seronenses las fiestas han sido siempre el principal momento del año y hemos llevado con orgullo que nuestras fiestas son las mejores de todo el río Almanzora.
Para los estudiantes, como para la mayoría, las fiestas han marcado siempre el verano, han sido el punto culminante. Los niños estábamos pendientes de conocer quienes venían para saber quien estaríamos en la pandilla y cuándo. Es un momento en el que las familias se juntan y se convive en un tono lúdico y se reanima el pueblo con toda su vitalidad.
También nos quedaba esa especie de depresión posterior cuando todo el mundo se va que la llenábamos con los baños en el aljibe hasta empezar de nuevo el curso en septiembre.
Recuerdo las peñas y la caseta que montaban mi familia en el taller de mi tío Joaquín, a la que se unían las familias de sus amigos Pepe Rodríguez, Pepe “el chavo”, Antonio Bailina, Ginés “el de la caja de Ahorros”. Un día habitual de fiestas era:
− Banda de música, pasacalles y gigantes y cabezudos por la mañana.
− Comida y baño en el aljibe o cela.
− Partido de futbol en “las eras”, ¿cómo no recordar a nuestro equipo, con los colores de la selección, y a ese porterazo que fue Juanito “el de Vicente” y al superclase de Rafalito “el de la puerta de la iglesia”?
− Por la noche, la verbena con buenas orquestas, en las que estaba toda la familia desde los niños a los mayores, y en las que se bailaban pasodobles, cha-cha-chás, cumbias, tangos, valses, foxtrot, baladas ….. músicas de otra época que ahora añoramos.
En una de esas fiestas surgió el germen de nuestro grupo, con unas coplillas que grabaron nuestros mayores en un magnetofón.
Nosotros, a imagen de nuestros padres, montábamos nuestra peña también en las fiestas, La Peña “El jamacuco” en los bajos de la sastrería siempre alejados para estar a nuestro aire. En esas peñas y en los bailes que hacíamos durante todas las vacaciones se forjó nuestro impulso inicial de hacer el conjunto. De ahí también surgieron los primeros amores y algún matrimonio. Las fiestas siempre han sido un buen momento para buscar el amor, así que no desaprovechéis estas.

EL FUTURO
Aquellas fiestas son el pasado, que no volverá, pero tienen algo universal. Todas las fiestas son un momento de alegría colectiva, para divertirse, para compartir, para encontrarse con viejos amigos. Son siempre un gran momento que nos ayuda a encontrarnos con nosotros mismos.
Las fiestas de Serón por el gran éxodo de población de los años 60 y 70 son un momento de reencuentro, que nos enfrenta a todos más al pasado que al futuro. Estoy seguro de que todos los que estamos aquí nos sentimos orgullosos de ser de Serón, pero también nos preocupa el futuro, porque el pueblo va perdiendo población y se hace cada vez más viejo. Cuando hablé con el alcalde le comenté que cada vez que vengo a Serón hay más casas deshabitadas y por las que paso voy pensando "aquí vivía……"
Yo quiero mandar un mensaje de esperanza en estas fiestas y en este momento en el que el mundo parece sumergido en una gran crisis económica, financiera, de valores, en el que la globalización lo está redefiniendo todo y, no siempre con beneficios para las personas. Yo creo que en este mundo municipios como Serón tienen mucho que aportar y tienen su oportunidad si se busca, se cree firmemente en ella y saben ponerse los medios para desarrollarla.
Recuerdo un día que nos sacaron a pasear por el Centro de Valencia y en la plaza del Ayuntamiento, en la tienda de Barrachina nos topamos con una hilera de jamones con un cartel de varios metros que decía “Jamones de Serón”. En mi carnicería habitual en Altea hay un cartel que anuncia también jamones de Serón. Se siente orgullo cuando tu pueblo tiene algo que lo diferencia, que lo distingue por su calidad y, en Serón tenemos una marca, que hay que seguir explotando. Hubo un momento de shock cuando se cerraron las minas, que se ha superado pero ha dejado al pueblo con una población mermada y envejecida. Si queremos cambiar esta tendencia hay que tener un plan, no un plan individual, sino colectivo, un plan de empresa para Serón. Un plan colectivo que sea la plataforma para los muchos emprendedores que hay en el pueblo. Hay ejemplos de pueblos similares al nuestro que han sabido crear ese plan y ahora son un foco de creación de riqueza en torno a las industrias cárnicas. Igual puede pasar con el turismo rural, tenemos un pueblo precioso, que mantiene sus tradiciones y su autenticidad, hay que ponerlo en valor y transformarlo en una fuente de riqueza. Eso se aprende y se necesita crear una marca. Sólo son dos ejemplos de las inmensas potencialidades que tiene el pueblo.
He aprendido en mi vida que lo único que no se consigue es aquello que no nos proponemos: en Serón deberíamos comprometernos todos, los que han decidido vivir aquí y los que venimos “de visita” a ayudar para que se vaya desarrollando Serón y que vuelva a ser un foco de atracción y de retención de las personas. Hay muy buenos emprendedores y muchas personas comprometidas con el futuro del pueblo, sé que el momento es difícil pero es en estos momentos cuando se presentan las mayores oportunidades.
Quiero finalizar animándoos a participar en nuestras fiestas porque, cuanto mejor os lo paséis en las fiestas, más amaréis a Serón. Saint Exuperie, en el pasaje del Principito con el zorro nos dice que lo que hace especial a algo o a alguien es cuando hemos sido capaces de “crear lazos afectivos” ……… por eso su flor, para el Principito, es única, porque entre ellos se ha creado un vínculo especial………… y el secreto que el zorro regaló al Principito fue: “No se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.” Por eso yo os invito a todos a que creéis un vínculo especial y afectivo con las fiestas de Serón, para llevar siempre…. Serón en el corazón.
¡¡¡¡Vivan las fiestas de Serón y la Virgen de los Remedios!!!!!

Serón, a 11 de agosto de 2011
Luis Fidel

Seguidores