domingo, 14 de agosto de 2011

ROMANCE DE LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS, DE JOSÉ ANTONIO PÉREZ TORREBLANCA

(José Antonio Pérez Torreblanca, en el estudio de TVE de la que fue su primer Director en 1957)

La Virgen de los Remedios
apareció en la Alconaiza
sobre una aurora de fuego
y un revuelto mar de espadas.
Los ojos de blanco cielo;
el rostro de fino nacar;
el manto azul, desplegado
bajo el sol de la montaña;
las manos de libro blanco
hacia el cielo levantadas...
Así apareció de pronto,
en medio de la batalla
cuando más duro era el trance
para la tropa cristiana.
Rugieron los atabales
convocando a las mesnadas;
el metal de los clarines
triunfo y gloria proclamaban.
Hincaron los capitanes
su rodilla en la montaña;
y mientras huía, deshecha,
la jauría musulmana,
cantaban los caballeros
la salve en acción de gracias.
Suspendieron en el aire
su vuelo altivo las águilas.
Se doró el viento del sol.
Se inundó el campo de gracia.
Y en un trono de luceros,
entre la selva de lanzas,
llevada fúe en procesión
a la villa conquistada.
Así fue como La Virgen
de los Remedios llamada
brotó entre el hierro y el fuego
por Serón y por España.
¡Ay, Virgen de los Remedios,
nuestra Virgen capitana:
Emperatriz de los Cielos,
de los hombres abogada,
refugio de pecadores
y consuelo de las almas!
¡Ay, Virgen de los Remedios,
tan fina y tan bien plantada,
sin manto de terciopelo,
sin corona y sin alhajas:
pobre como los mineros
Virgen minera y serrana!
Por tu gloriosa pobreza
no consientas, Virgen Santa,
que los pobres de tu pueblo
no tengan pan ni esperanza.
No permitas que el rencor
crispe sus pelos de rabia.
Cubre los campos de espigas,
y haz que la fuente agotada
llene hasta el borde el brazal
con sus tesoros de agua...
Y si alguna vez tus pobres
tienen que empuñar las armas,
que no las empuñen, no,
para combatir a España.
¡Que luchen por quien luchando
les de Pan, Justicia y Patria...!


Seguidores