miércoles, 10 de diciembre de 2008

LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS

Habéis visto que me echo palante contando cosas
pero al hablar de la Virgen me quedo mudo
en la panza y la garganta se me hace un nudo
¡Qué difícil describir las cosas hermosas!

Sale de la iglesia, despacio, majestuosa
y yo me pongo a temblar como en mi primera cita
se me encoge el corazón ante su cara bonita
y me llena de emoción su mirada bondadosa.

¿Y cómo expresar esa paz que me llena el alma
que me trae a la memoria a mi familia en mi infancia?
su bondad nos colmaba con cariño en abundancia
nuestra existencia por Ella, ... una travesía en calma.

¡Qué sería de mí sin ti, mi Virgen de los Remedios
siempre fuiste de mis noches la estrella y la guía
si la mañana nublaba, el rayo de luz del día
cuando el peligro acechaba, protegiste sus asedios!.

¡¡¡VIVA LA MADRE DE DIOS, LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS!!!

Seguidores