viernes, 22 de enero de 2010


No se si es mi Plaza rincón exótico
morboso, prohibido, turbio, anormal
con ese diseño raro y caótico
vocación odiosa agroforestal.

Yo la verdad, me pongo neurótico
pensando en caer en pecado mortal
me parecen sus bancos, colchón erótico
y una rubia tumbada, cama fatal.

Y va mi pesar desde el sentimiento
que sumida mi Plaza en su aislamiento
morirá poco a poco de soledad.

En torno a ella, jardines mundanos
gestores de enchufes, recursos humanos
germinan sus flores en la intimidad.

Seguidores