viernes, 30 de marzo de 2012

Leo, tu sabes que te aprecio, pero no comparto tu falta de solidaridad con los sindicatos. Era día de Huelga General y yo la secundé. Puse el cartel de "Cerrado por Huelga", en la puerta de mi taller de reparación de imprentas viejas.

El otro día estando en Huércal Overa me llamó mi Arturo bastante enfadado, porque según me dijo, habían comentado en Serón que me había muerto y él pensaba que le habían encargado mi entierro a la competencia. 

¿Cómo puedes pensar eso?, ¿Para qué están los amigos?. 


Tranquilo, eso está bien atado.

Mi entierro lo harás tú y tiene que ser por todo lo alto. Quiero que llore todo el mundo y si hace falta, le encargas al Enrique el Pescaero unos sacos de cebollas y se las vais restregando a la gente en los ojos conforme vayan llegando. Tiene que haber lágrimas, muchas lágrimas, porque si no es así, parecería un sucedáneo del entierro de la sardina, con mucho ruido y pocas nueces.

Tienes que llevar tu uniforme de gala y mi familia te podía dejar la gorra de municipal de mi padre que, lo mismo vale para engañar a los taxistas de Huércal cuando les hago la competencia con el coche del Ayuntamiento de Serón, que para darle empaque y categoría a mi viaje al más allá..

He leido por ahí a Pepe el Chavo que dice que no cree en los brujos, supongo que tampoco en los fantasmas.

Hay por ahí uno que dice que me estaré inflando de pastillas para asimilar la noticia de la derrota del PP por el Frente Popular ( No olvidemos que ha ganado el PP con 50 Diputados y por primera vez en la Historia de la Democracia el Psoe ha perdido)

A lo que iba, pues este brujo ha acertado, concrétamente me estoy atiborrando de pastillas, son nueve diarias, porque yo soy drogadicto como tú, aunque no voy de porros y coca que es lo tuyo, sí de pastillas alucinógenas durante toda la semana y los lunes, un chute que me deja con las cuatro ruedas pa arriba.

Respecto al censo de Serón, ya te iré dando los datos despacito, para que hagas las cuentas con los dedos (porque más inteligencia no tienes), date una vuelta por Fuencaliente como yo, cuenta vecinos y después hablamos.

Así, querido Pepe Martínez Merlos, los brujos existen y los fantasmas también. Es más, dicen que se aparece uno en un balcón de la segunda planta del Ayuntamiento que, si te mira mal, te puede dejar sin jornales o aparecer las calles sembradas de panfletos contra tu persona.

Seguidores