viernes, 27 de febrero de 2009

Enchufaos

Oh dulces cantinelas mías
al son de laúdes afinados
en clave de niños aplicados
a las sombras de sus estadías

Oh lactantes de ufanías
en los corrales concertados
cual terneros alimentados
a manos de sus pastorías

Quién me dará la receta
de esa buena medicina
que es el néctar de una teta

Quien, la triquiñuela, la treta
de tener mi despensa, mi cocina
de jamones y chorizos bien repleta

Seguidores