martes, 10 de febrero de 2009

LA CRISIS

Oh pais de calamidades
una plaga devora tus entrañas
desde el valle a las montañas
contagiando a las ciudades
que cantan sus soledades
caminando hacia la aldea
huyendo de tanta ruina,
buscando una luz divina
sin haber hoy quien la vea.

Los jueces no ven delitos
en acciones y amenazas
que arrasan calles y plazas
y van ahogando los gritos
las cabezas de chorlitos
que en tanto desgobernar
han venido a transformar
la calma en un terremoto
como un barco sin piloto
a punto de naufragar.

Ya todo lo cubre el duelo
como el rayo que recorre
desde el cimiento a la torre
y arrastrando por el suelo
se lleva todo el anhelo
de los espantados seres
que perdidos sus quehaceres
defenderán su futuro
con garrote y palo duro
sin preguntar pareceres

Y en la tormenta sombría
que la indignación levanta
un coro enchufado canta
a quien llena su alcancía
ignorando la agonía
del personal asustado
y de tanto temor cansado
de ver como los cantores
ensalzan a los autores
del vil desastre causado

Seguidores