lunes, 8 de febrero de 2010




Cuanto más viejo
voy muriendo
sonriendo
y más pellejo

Complaciente,
al reflejo y destello
del cristal bello
de un vaso de aguardiente

Amante de las flores
aquí, ahora mismo,
un espejismo
de gracia y colores.

Mi pueblo Serón
villa preciosa
maravillosa
mi adicción.

Por una cuesta
voy recordando
cuando
el sol se acuesta.

Y se muere
la vida y su historia
en la memoria
aunque no quiere.

Seguidores