miércoles, 10 de febrero de 2010



En un lugar no se dónde
de mi Plaza desolada
dicen que una flor se esconde
bajo las losas tapada.

Una rama deshojada
reseca como un sarmiento
se resistió a ser doblada
por los azotes del viento

Oh bancos de mármol frío
junto a la fuente clavados
las aguas no son del río
tus cantos no son rodados.

Oh chorros del Guadiana
que la rejilla se traga
y cuando le viene en gana
todo alrededor cenaga.

La poderosa palmera
que por el espacio trepa
sigue siendo la que era
desde la copa a la cepa.

Seguidores