lunes, 12 de abril de 2010


En este pueblo minero
de las sierras de Almería
sucedió un hecho terrible
que dejó la sangre fría.

La paz llenó nuestros pagos
después de la triste guerra,
y un joven de pelos largos
vino a tirarla por tierra.

El novio de la Valleja
que vivía en el Toleillo
siempre creando problemas
desde que era chiquitillo

No era corriente un delito
en Serón, años sesenta
y le vaciaron la casa
al Boticario en la Venta.

Todo el pueblo comentaba
aquel hecho sorprendente
la guardia civil buscaba
al presunto delincuente.

Y analizando el asunto
antecedentes y haceres
el responsable, seguro,
hijo de la tía Placeres.

No tuvo culpa Juan Pedro,
hombre cabal y prolijo,
de aquellos pasos que daba
descontrolado su hijo.

Pagaron injustamente
penas que mandó el demonio
yo nunca conocí gente
mejor que este matrimonio.

Detenciones y presidio
la delincuencia conlleva
escondido lo trincaron
en el fondo de una cueva.

Cumplida ya su condena,
en su ficha antecedente
libre el zagal se encontraba
en su casa nuevamente

Y así llegamos a Marzo
del año sesenta y siete
cuando aquel expresidiario
cobarde crimen comete.

Desconozco los motivos
de aquel hecho tan brutal
disparando la escopeta
contra Juan el del Marchal.

Y fue que Juan Camenforte
que era el nombre del finado
no sabia que en su cortijo
iba a ser asesinado.

El asesino esperó
su objetivo agazapado
cuando lo vio disparó
y allí murió desangrado

Recuerdo ver nuestro pueblo
de la autoridad tomado
rumores por la esquinas
el vecindario asustado.

Fue la menor de sus hijas,
de Pepe Julio empleada,
que a la mañana siguiente
su padre muerto encontraba.

Llegaron los detectives
estudiaron pista a pista
de posibles zascandiles
quedó solo uno en la lista.

Se dispuso la captura
con fuerte dispositivo
desde Cantoria a Bilbao
se buscaba al fugitivo.

Y fue que el mes de Junio
la Guardia Civil de Baza
en un control rutinario
al fugado dieron caza.

El suceso se produjo
muy cerca de Pozo Alcón
cuando sospechó el agente
falsa documentación.

La justicia sentenció
lo que manda en estos casos
tranquilo quedó Serón
ya nadie supo sus pasos

Setenta y siete fatal,
de nuevo en el candelero
se armó otro berengenal
por los gases de un brasero.

4 comentarios:

Francisco dijo...

Me suenan los nombres de los actores pero casi nada más. En concreto: Juan el del Marchal ¿no será el mataor, marido de Josefa la Ratona, modista de mi calle? Coincide el apellido Camenforte. Si es así, no tenía idea de esta tragedia. veces uno se pregunta qué habrá sido de tant gente a la que conocíamos bien. Y apreciábamos.
Muy bueno el romancillo, José Luis.

seronero dijo...

No, Juan el del Marchar vivía en Canata, padre de Juanillo, que siempre ha tenido vacas lecheras.
Eran muy buena gente y vecinos de tierra en el Pago, aunque yo tenia unos 8 9 años, viví de cerca aquel suceso.

SERON (Almería) dijo...

Otro suceso que ocurrió por aquellas décadas fué cuando encontraron una muchacha en las cimbres de los lavadores, más que cimbres en las entradas a las cuevas para limpiar las cimbres, creo que la muchacha era algo retrasada, pero claro, hablo sin saber.

Saludos, seguro que vosotros me podeis aclarar más el suceso.

seronero dijo...

El suceso que mencionas sucedió a mediados de los cincuenta. Una muchacha llegó en la Alsina de Almería preguntando por una persona de Serón. Al día siguiente apareció ahogada en la Acequia de Arriba. Según dicen puede que estuviera embarazada de algún hombre de Serón, casado y de buena posición que se deshizo de ella sin miramientos. La investigación se cerró rápidamente como haciéndole un favor a alguien.

En persona te podré contar los comentarios que hubo en el pueblo, ya que dichos "dimes y diretes" tienen nombre y apellido.

Seguidores