jueves, 15 de abril de 2010


Nunca viajé a Barcelona
ni a Cardedeu ni Manresa,
tuve una novia de Badalona
con aires de marquesa.

Una vez fui a Dos Hermanas,
y conocí a una chiquilla
me enseñó las sevillanas
que se bailan por Sevilla.

Por Madrid estuve un día
buscando una señorita
al puesto de lotería
que regenta Manolita.

En Granada un caserío
de mujeres a mansalva
¿Quién me metió en aquel lío
en casa Bernarda Alba?

Una vez fui investigando
por el viñedo y la cepa
de Cádiz a San Fernando
¡allí conocí a la Pepa!.

Seguidores