lunes, 21 de junio de 2010

CARTA AMARGA


Mi queridísimo, queridísima, Shai,
de aquellos Shais
que habitaron los territorios
donde las procesiones declinaban
hacia el ocaso:

Llevo, de aquí para allá,
en mi bolsillo roto,
los despojos de un país humillado.

Mi mente aniquilada en el desafío
de la lucha cotidiana;
los hechos me empujan hacia
un abismo plagado de cadáveres.

Cansado de informaciones,
me avergüenzo de la tierra que piso,
mientras que otros optaron
por la aniquilación total,
con inocentes verdades
que evitaban caminos
de vientres famélicos..

Acorralado en un mar de incertidumbres
me cobijo en la penumbra de mi vida interior,
mientras en mi bolsillo roto,
guardo un tesoro
de desencantos.

Seguidores