lunes, 27 de junio de 2011


El farsante quincealfredo
tranquilamente despioja
la crisma de una panocha
roja como Zapatero.

Más allá la turba agreste
sus consignas vocifera
que las escuche quien quiera
y quien no quiera, a joderse.

El madero Rubalcaba
ha metido un infiltrado
entre las purgas de macho
para que preñe la plaga.

El sistema no interesa
ni cargos ni votaciones
cuando se llenan los sobres
de votos a la derecha.

Seguidores