sábado, 20 de junio de 2009


Cuánto daría porque vieras
lo que yo mirar no quiero
y escucharas las campanas
que tanto suenan a muerto.

Puede que sintieras algo
de desencanto en tu pecho
aquel pueblo de alegría
hoy sin futuro muriendo.

Y nada será como antes
todo lo guardo en un sueño
cuando sus calles de piedras
me arañaban el pellejo.

¿Recuerdas cuando venías
a acariciar mi cabello
con tu nana susurrante
y con tus ojos de cielo?

Y me cogías de la mano
trazando la cruz al viento…
sabes bien de lo que hablo
tú sentías lo que yo siento.

No se qué decirte hoy
no puedo verte despierto
y no recordar tu cara
me produce desaliento.

2 comentarios:

corpus dijo...

holaaaaaaa,
me acuerdo de ese vestido y de su pose....
¿donde es esta foto?

seronero dijo...

En tu casa.

Seguidores