martes, 16 de junio de 2009


Si al ordeno y mando le surgen matices
y al golpe en la mesa de su mano dura
algunos piensan que son cosas de infelices
que lejos del poder sufren de amargura

En mi caso siempre tuve tendencia
a una forma propia de mirar la vida
me subo y me bajo del árbol de la ciencia
y me tomo a broma la cosa prohibida

Si en verano andaba ligero de ropaje
disfrutando del calor de la Gran Estrella
nadie podrá decir que crecí salvaje
porque voy al Juzgado y le meto una querella.

Soy esclavo de una masa esfervescente
que se esconde detrás de mi cara blanca
y me va orientando la posición de la frente
tras los pasos de un gesto y sonrisa franca.

Seguidores