lunes, 25 de octubre de 2010


En aquella casa del corral sombrío
bajo el silencio espeso de la cocina
tejieron su mundo al fuego del frío
el panero y ganchos de una herrumbre fina.

Mi abuela durmiente en la mecedora
el gato penoso en el chal tumbado
mi madre pendiente al llegar la hora
mañana del Viernes visita al mercado.

Vicente el Hinojo voceando jureles
las ricas sardinas, Migalo Garrucha
y Enrique Levita vacía los toneles
mientras un mantero de lejos se escucha.

El amolachín le da a los pedales
y Faustino aparca la motocicleta
a la escuela bajan zagalas, zagales
que no compran nada sin una peseta

Por allí María y su Marilola
con la compañía de su Inmaculada
todavía soltera y se encuentra sola
pronto de Vicente su enamorada…

Seguidores