jueves, 21 de octubre de 2010


Quedeme así de confuso
entre la angustia y el miedo
cambiome musa por muso
felón, Rubalcaba Alfredo.

No desprecio a la Pajín
con ese nombre morboso
ministra docta alevín
que llevará el botiquín
de un Gobierno comatoso.

Y qué decir de Teresa
la bella flor del jardín
tan estilizada y tiesa
como tabla de una artesa
con su boca de carmín.

Y de mi miembra Bibiana
experta en sexología
la tachaban de marrana
por esa edad tan temprana
que una niña abortaría.

Menos mal que Zapatero
trajinando en la cocina
va preparando el puchero
que acabará con la ruina...

Seguidores