sábado, 28 de mayo de 2011

MI QUERIDÍSIMO NÉSTOR:


Tengo el corazón contrito
y el ánimo pesaroso
porque mi cuerpo chiquito
comparaste con un oso.

Perdona que me entrometa
en los tonos disonantes
que salen de tu trompeta
y no suenan como antes.

Este alcalde repitiente
a mi nada me preocupa
mas la opinión de la gente
le tacha de simple ocupa.

Por los votos recibidos
de allende los anchos mares
que según los entendidos
dudosos o irregulares,

de gente que aquí no mora
que no sufre ni se ríe
ni un trapo en su lavadora
ni un mísero huevo fríe.

Y le prestaron su apoyo
en la urna cristalina
metiendo el pueblo en el hoyo
de la desidia y la ruina.

Desde la Ciudad Condal
les robaron la alegría
con voto en sobre postal
o llegados de Almería.

¡Esos foráneos trescientos
mercenarios de ocasión
afronten los pagamentos
que suben casi al millón!.

Seguidores