lunes, 28 de mayo de 2012

Mi queridísimo Pepe Martínez Merlos:

Ver tu foto de guardia civil me ha hecho ilusión, porque aún sabiendo que era tu profesión hasta el accidente que te retiró, no me imaginaba tu aspecto como miembro de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, como dicen pompósamente los políticos.

Se que fuiste un buen guardia por aquellos pagos de Vitoria, porque te viene de raza llevarlos bien puestos, virtud tan escasa en los territorios regados por las arenas y pedregales del río Almanzora en estos tiempos de ruina, de  lo que humanamente me hago cargo.

Tú habrías sido buen agente de la justicia en cualquier lugar de España menos Serón, aquí te habrían echado del cuerpo por no ponerle una multa a nadie.

El Viernes me pararon tus antiguos colegas en un control en Caniles; no había visto tantos guardias juntos desde el 23-F.

-¿De dónde viene,  a dónde va?.
-Vengo de Baza y voy a Tíjola.

-¿Qué lleva en el remolque?
-Una moto.

-¡¡¿Una moto?!!. ¡Pare ahí a la derecha!

Paré y se acercó otro agente por la ventanilla pidiéndome los papeles. Comprobaron que efectivamente llevaba una moto y no un alijo de droga para vender al menudeo

Acto seguido, me dirigieron la maniobra de incorporación a la ruta, saludándome con la palma de la mano que no llegó más allá de a cuarta y media de la frente.

No mentí, venía de pasar la ITV de la moto y me habían pegado un estacazo de 33 Euros, por lo que en Lorca cobran 17, por lo visto en la Comunidad Autónoma de Murcia, no han de hacerle frente a tantos enchufados como en Andalucía.

Por último, querido Pepe, te voy a dar una noticia de las que te arreglan el cuerpo: Ayer leí en la prensa que el Hospital de El Ejido, gestionado por una empresa privada-pública, cuenta con un equipo directivo de enchufados  políticos de 92 personas frente a 180 médicos.

Luego hay quien echa la culpa de nuestra ruina a  la Alemania de Merkel.

Bueno Pepe, a ver si me dejas el triscornio que le doy un susto a esos que me quieren asustar a mí.


Seguidores