jueves, 3 de marzo de 2011

(Rondalla de Menas)

Mi queridísimo Chavo
maldita esta suerte mía
si una espina no me clavo
me ataca una pulmonía.

Y qué decir del amor,
me dejó el desodorante,
aquella fuerza y vigor
de mis años de estudiante.

Y ese maldito dinero
me negó las relaciones;
lo justo para el puchero
ni un duro pa vacaciones.

Un cochambroso automovíl
con una vida muy larga;
hace ya que voy sin móvil
mi tarjeta sin recarga.

Si me prestara Ginés
unos euros de la Caja
¡los gastaría en cabarés
y un resto pa la mortaja!.

Seguidores