lunes, 7 de marzo de 2011


Mi queridísimo Paco
¡Cuán triste y desanimado
ese payo, el tío del saco
ha mi honra asesinado!.

Yo que nací seronero
en una humilde morada
sin lujos y sin dinero
sin leche en polvo enlatada.

De la ubre de mi madre
dulce néctar relamía
de la mano de mi padre
a caminar aprendía.

Tuve una infancia tranquila
mi juventud dando saltos
con Los Puntos y Tequila
sin mayores sobresaltos.

Ahora que ya me hice viejo
nadie de mí compasión
me desgarran el pellejo
cada día en televisión.

Seguidores