martes, 12 de junio de 2012

HA FALLECIDO JOSÉ CIPRIÁN



Ha muerto José Antonio Yélamos Villanueva, ( José de la Cueva, de Ciprian, y de Nicasia)
Mi primer maestro de guitarra, quien se empeñó en enseñarle los primeros acordes de guitarra y melodías de toda la vida, a los zagales del pueblo, y junto con mi primo Juantín, nos juntó a un puñao de zagales, durante un invierno, todas las noches en la Calle Alta, en casa de mi prima Remedicos, y cada noche se subía de la Cueva, y luego se bajaba a las tantas, sin luz ninguna por el camino, allá por el año 1974

Era un hombre que por la música tenía una fé y una pasión tremenda, y toda la vida estuvo haciendo misas del gallo y cantando por la calles, casas de los amigos, altares, meriendas de la Virgen de la Cabeza, certámenes, coros y danzas de los niños del pueblos, y en dónde primero pillaba.

Descanse en Paz, un buen amigo... era un hombre entrañable, simpático y muy cantarín.

Pepe el Chavo.


José Ciprián en la inauguración del cañico de la placeta de Isabel la Chava en 1964

Desde chico siempre le tuve un gran aprecio, era vecino de tierra en la Alconaiza, aparte de los ratos de guitarreo con mi padre con el que le unía una gran amistad y eran de la misma quinta.

Hace un par de Navidades lo saludé en la residencia y pude comprobar cómo con 92 años mantenía su mente más lúcida que la mía.

Descanse en paz este gran seronense y mejor persona.

Mi más sentido pésame a toda su familia.

Seronero.



Como decís todos (los de ambas bandas), se ha marchado otro ángel de Serón al cielo donde se estará escuchando la música que canta con su timbre asopranado y su inmensa vocación: Aún al mismo san Pedro hará acompañarlo en melodías de zarzuela o coplas de la Piquer.

Apenas lo conocí en mi juventud. Pero estos últimos años he tenido el honor y suerte de echar con él algunas tardes de canto en la Residencia, cuando con mi hijo y otros familiares y amigos hemos intentado pasar un rato de alegría con los ancianos: es indescriptible el entusiasmo que ponía -sobre todo si miramos su edad-, moviendo como podía el cuerpo en la silla para marcar el ritmo. 

Seguro que su descanso será más rítmico que pacífico.

Paco Cánovas

Seguidores