lunes, 4 de mayo de 2009

CARTA A DON NÉSTOR ÁVILA PÉREZ



Don Néstor Ávila Pérez
Ferreteria Seronense
Madrid.


Serón, 4 de Mayo de 2009

Querido Néstor:

Recuerdo a tu Enrique de pequeño
leyendo la lección del Parvulito
y doña Pepa entregada en el empeño
de enseñar a leer al más chiquito

Jugando por la calle en el recreo
el terror de los grillos y las hormigas
y si cierro los ojos aún le veo
arañándome las piernas con ortigas.

Pero el tiempo pasó, ¡hace ya tanto!
cuando vivías en tu casa de alquiler
con aquel huertecito de encanto
de la buena de Carmen Oller.

¿Recuerdas cuando con mi carpeta
me sentaba en aquel bonito entorno
y me indicabas tocando la trompeta
cómo hacer para soplar el fiscorno?

Aún puedo ver tu cara de alegría
entre la Salle y la Escuela de Formación
aquella tarde que en tu ferretería
fui a visitarte sin planificación.

Oir hablar a mi madre con cariño
de Encarna Pérez con tanta admiración
me enseñó a valorar desde muy niño
la amistad como un lazo de unión.

Si vuelvo la mirada en la distancia,
Y no quiero en esto veas alguna crítica,
nuestro pasado tiene más importancia
que cualquier diferencia política

Quede aquí mi deseo por la presente
que regreses cual un pájaro a su nido
eres tú como un faro, el referente
para un barco que se siente perdido.


Tu amigo Seronero

Seguidores