martes, 19 de mayo de 2009

DON MIGUEL ZUBELDIA, RELATO DE UN ACCIDENTE


Como sabéis don Miguel, el gran Maestro
escuchaba el Cara al Sol cada mañana
pero en la clase, nunca rezó un Padre Nuestro
y con respeto hacia, lo que le daba la gana

Tras la muerte de doña Pepa, su Señora
le llevó hasta la suya en un luto riguroso
perdió las ganas de vivir en la misma hora
en que ella partió hacia su eterno reposo .

En su clase imperaba el orden y la disciplina
y a veces, enfadado soltaba un guantazo
cuando algún chismoso hacía de celestina
para hacerle la pelota con un chivatazo.

Dentro de la seriedad que le caracterizaba
a veces nos sorprendía con alguna historia
de algún hecho que al caso se presentaba
como ésta que hoy me viene a la memoria

Un día regresando a su casa solitario
fue testigo de una desgraciada escena
en el tejado que era de Antonio el Boticario
hoy casa de la familia de Diego Morena.

Arriba estaba tejando el maestro Juan Enero
y Don Miguel lo observó al filo del edificio
hubiera apostado allí todo su dinero
al tener de un accidente su claro indicio.

En un traspié vio volando al buen paleta
(albañil le llamamos por aquí)
hacia el suelo en una sola voltereta
embadurnando la calle con su sangre carmesí.

Si amigos, quedó muerto en aquel Corralón
sin tener la defensa de una cuerda o barandilla
la noticia causó en el pueblo gran conmoción
Don Miguel llegó muy triste a su casa en la Ramblilla

Seguidores