lunes, 10 de enero de 2011

MAÑANA

Mañana hace ya cuatro días que mi pierna izquierda se niega a llevarme a ningún sitio. Aquí estoy tumbado sin saber qué hacer. Encima se empeña en doler y juro que me las pagará. Cuando me recupere, no voy a dar un paso porque no me da la gana.

En ocasiones he hablado con gente sobre el dolor. Sobre todo es algo que se siente y luego cuando pasa no se puede explicar porque se olvidan los síntomas. Parece una gilipollez, pero no lo es. No es lo mismo hablar de un dolor de muelas, que pedirle al boticario un remedio urgente para aliviarlo.

Estaba intentando escribir una poesía, pero mi estado de mala leche no me deja concentrarme, aparte de que llevo dos noches sin dormir y la concentración se va con el mando de la televisión. Es por esto que me he decidido a contaros mis penas en prosa.

Ya llevaba tiempo viéndola venir, pero cuando ha llegado a sido con fuerza y en mi trayectoria de herniado discal nunca me había sentido tan mal.

Pero no todo es malo, por suerte no estaba el otro día en ese tiroteo que hubo en Estados Unidos que dejó seis personas fallecidas y una parlamentaria mal herida. Parte del mundo esta loco y por suerte me vengo manteniendo alejado de ese tipo de locuras.

Me manda un mensaje un amigo que ocupa un cargo importante obtenido hace más de venticinco años por su militancia en el Partido Socialista. Me cuenta su preocupación por el futuro y por el daño que Zapatero le está haciendo a su partido. Cuánto más tarden en llegar las elecciones, me dice, más gente perderá su medio de vida.

Sigue diciéndome que piensa que a Zapatero le han obligado a quedarse a un lado para promocionar a Rubalcaba y dentro de dos o tres meses, dimitir para que el de las barbas llegue a las elecciones como candidato-presidente. Este sería el motivo de la dureza de las últimas medidas de estados de alarma, prohibiciones de tabaco y altos fuegos etarras ya que en economía no pueden ofrecer más que miseria.

Bueno amigo, pues si tú lo dices que estás dentro del cotarro así será. Pero te digo una cosa, poco me importa tu futuro y el de esos compañeros que se pueden quedar sin su trabajo. Bastante tengo con preocuparme por el mío y el de esta pierna que no para de joderme.

Ala, a otra cosa.

2 comentarios:

Jose dijo...

joder seronero que malitos estas,que te pongas bien muy pronto.

seronero dijo...

Gracias amigo, espero estar pronto en condiciones de poder jugar a la brisca.

Seguidores