miércoles, 22 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD


Acostumbrado como estoy a recibir cartas con sobres rectangulares en los que los directores de los bancos me piden amablemente que le cambie el color rojo a los números de mis cuentas corrientes, me resultó muy extraño la semana pasada cuando mi mujer me dio una carta sin remitente en un sobre pequeño, bonito, casi delicado. Aquello parecía un crisma de felicitación navideña, pero eso no podía ser, hace más de treinta años que nadie me manda uno.

Entonces pensé que sería publicidad y estuve a punto de tirarlo a la papelera sin abrirlo, pero me decidí a echarle un vistazo y me llevé una gran sorpresa.

Era nuestro Director de la Banda que me felicitaba la Navidad con ese bonito detalle, la verdad que me emocionó. (la vida ha evolucionado tanto que nos robó hasta las buenas costumbres)

Querido Jefe, ya te lo agradecí personalmente y desde este medio te mando iguales deseos para tí y tu familia.

Recuerdo a mi madre mandando felicitaciones a todo el mundo y nosotros recibiendo de familiares y amigos desde casi toda España. Los crismas llegaron a ser obras de arte y a los críos nos hacían mucha ilusión.

Yo que también olvidé las buenas costumbres con los tiempos de Internet, desde aquí os deseo a todos una Feliz Navidad y si no hay dinero que al menos de salud y paz rebosen vuestros cuerpos y vuestras almas, siempre bajo la protección del Rey del Universo que nace humildemente en el Portal de Belén.

Un abrazo para todos.

Seguidores