lunes, 9 de marzo de 2009

En un ataúd voy buscando el alfabeto
que es para mi una caja de pandora
de la que vuela cada día un verso inquieto
o me trae la inspiración casi a la aurora

Y mantengo una sílaba en alerta
entre cubos de hielo en las bebidas
su tintineo mi lucidez despierta
hasta la noche en sus despedidas

Y la luz del sol con sus rayos gratos
dicen que voy descalzo, sin los zapatos
y me protegen las durezas del otoño

Escribo un soneto con tanta prisa
que si llego a leerlo me meo de risa
de ser mujer, me habría salido del coño

Seguidores