viernes, 13 de marzo de 2009

Me parece que a Usted, Maria Teresa
esa media melena rubia no le pega
más que socialista parece una marquesa
Grande de España, Fernández de la Vega

Fíjese Usted en los pelos de mi bigote
que ya a mi edad despuntan alguna cana
y sin echarle colorante de algún bote
relucen más que el sol de la mañana.

No oculte las arrugas de su frente
con grasa de manteca amarillenta
que el paso de los años es inclemente
y no perdona ni a una vicepresidenta.

Ese interés que da Usted a la ocultación
con un pañuelo alrededor de su gaznate
da que pensar en roña en acumulación
y sin ser necesario abre un feo debate.

Después de las reuniones del Gabinete
le pido por favor, moderación dando caña
pues gruñe Usted como un abuelete
repartiendo bastonazos a media España.

Cuénteme esos modelitos de capricho
que hacen florecer su gesto tiránico,
¿los robó por ventura en algún nicho
después de celebrar un rito satánico?

Cuántas veces al mirarla veo al demonio
recién salido de las brasas del infierno
para repartir por fuera nuestro patrimonio
y mientras, números rojos a nuestro cuaderno

Seguidores